La reflexología podal: medicina milenaria

Comparte

La reflexología podal es una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos específicos en los pies, denominada zona refleja.
Por medio de un masaje manual se aplica presión en algunos puntos u zonas de los pies  para producir efectos específicos en otras partes del cuerpo.

Esta técnica tiene origen muy antiguo y en varias culturas se han encontrado evidencias de su aplicación por ejemplo en China, Egipto, y Comunidades Nativas de Estados Unidos, incluso hay papiros de aproximadamente 2000 a. de C. en los que se muestra la aplicación de masajes en plantas de pies y en manos. 

Los egipcios descubrieron que había partes y órganos del cuerpo que tenían un punto reflejo en la planta de los pies y, al estimular cada uno de estos puntos se producía una sensación de alivio.

Podemos decir que es una terapia:

Altamente relajante.
Alivia el estrés.
Activa la circulación sanguínea.
Afloja las contracturas.
Mejora la calidad del sueño.
Activa el sistema inmunológico.
Favorece mecanismos de depuración y eliminación de toxinas.
Equilibra los distintos sistemas.
Activa la columna vertebral

 Trabaja favorablemente con las emociones, miedos, depresión, alteración en la alimentación.

Otros beneficios a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

La reflexología podal: medicina milenaria