Reiki

Es una terapia de sanación que conecta la energía universal (de Dios) con nuestra propia energía, a través de la imposición de manos, permitiendo que  ésta fluya hacia el cuerpo, anclando en el ser del paciente.

Este proceso favorece el bienestar, se armonizan los campos energéticos a nivel físico, mental y emocional.  Al fortalecer,   se inicie la autosanación.  

El Reiki y los Cristales 
 Los Cristales, seres vivos maravillosos, llevan millones de años evolucionando y poseen una gran sabiduría en sí mismos.  La vibración que emiten y la armonía que generan alrededor, hacen posible la sanación y el entrar en profundos estados de meditación. De allí el enorme beneficio que recibimos al combinarlo con la revitalizante energía del Reiki.

Al entrar en contacto con nuestro cuerpo; bien alineados en los centros energéticos- chakras, o colocados alrededor nuestro; se inicia el mágico proceso de equilibrio y sanación que sumado a la energía del Reiki, nos envuelve en un poderoso campo energético, que mantiene su acción liberadora y reconstructiva, incluso mucho tiempo después de haber finalizado la sesión terapéutica.

Podemos decir que, los Cristales y el Reiki son amorosos recursos que el universo pone al servicio de la humanidad.